6 Leyes no escritas de la sociedad capitalista.


Puede que el siguiente texto no parezca que tenga que ver con política, al menos aparentemente. Vivimos en una sociedad de consumo, eso no es algo discutible, y de la que estamos impregnados. Esa sociedad de consumo nos influye de manera notable, desde los medios comunicación; y creadores de opinión, haciendo que, cosas, que en nuestro interior sabemos que no son normales, sean normales.

La influencia que recibimos de la sociedad de consumo, y de la propaganda/publicidad, nos lleva a seguir con rectitud una
serie de leyes no escritas, incluso poco percibidas por nuestra mente, cual nos castiga con una dosis de ansiedad si no
obedecemos.

Leyes.

1.- Ley 1. Comprarás una casa.

Puede que la “ley no escrita” más peligrosa que seguimos, es la de la compra de pisos; que hoy por hoy, a cualquier obrero
(que ya hablaré más adelante de la palabra obrero), nos supone sumergirnos en la esclavitud. Por ejemplo, poca gente de mi
generación sabe, que cuando compras un piso tasado en 120.000 euros, al pedir el crédito, este nos obligará a pagar un 50%
más. Es decir, un piso tasado en 20 millones de pesetas, nos cuesta 30. En cambio, a alguien que no es obrero, esa propiedad
le costará 20 millones de pesetas.

Como no nos queremos enterar de la realidad, y por el “Spanish way of life” que tenemos en nuestras venas (y aquí, en
Euskadi somos igual de españolitos que un señor de Cuenca), estamos “obligados” por ley (por “la sociedad”, a comprarnos un piso). Cuando extrapolamos qué es realmente una hipoteca, suelo poner el ejemplo, de que estás en un bar, y le pides a un amigo 20 euros para alcohol, por que el cajero te queda lejos. Si ese amigo nos presta 20 euros, pero nos dice que le
tenemos que devolver 30, ese amigo, no nos esta timando?, pues eso es lo que ocurre con los pisos.

2.- Ley 2. Montar una empresa o ser autónomo es una puta locura.

Si nos fijamos en nuestra época en la que estudios, hay dogmas que se nos han introducido poco a poco en la cabeza. De
manera indirecta, se nos prepara para tener las mejores notas, los mejores estudios; se nos está preparando para ser
asalariados, es decir, para que trabajemos para alguien.

Nadie sabe, o mejor dicho, a nadie le enseñan, que un puesto de trabajo “normal”, lo que hace un obrero, es vender su fuerza de trabajo. Vendemos a un empresario (o grupo de empresarios), nuestro trabajo, a un precio muy inferior de lo que realmente vale. Esta diferencia de precio, es un beneficio para el empresario que, si bien es lógico que tenga un beneficio, este “trato”, hoy por hoy, en la gran mayoría de los casos, es muy superior al que debería ser. Yo mismo he trabajado en una
empresa, en la que siendo 12 empleados, conseguimos un beneficio de un millón de euros en un año. Haciendo cuentas, el
sueldo medio limpio, por mes, a 14 pagadas, debería haber sido 3400 euros al mes; y la media de sueldos eran 1700 euros al
mes.

Esto es, que el dueño de la empresa, nos pago a los obreros la mitad del beneficio de la empresa. Por eso se nos educa como
asalariados, por que, “los de siempre”, tiene que seguir siendo “los de siempre”; y si te conviertes en competencia, puede
que eso no ocurra.

3. – Ley 3. La política es un coñazo.

Pues sí, de alguna manera la política puede ser aburrida. Un discurso de Rajoy, Rubalcaba o Urkullu, puede ser desesperante. No es casualidad, eso ahuyenta a la gente de a pié de la política. Cuanto más aburrido sea el discurso, menos obreros se fijarán en lo que dice, o en lo que no dice.

Además, me parece increíble, que en las aulas de la ESO (donde en mi opinión debería ser), no se imparta, en educación para la ciudadanía, o en alguna asignatura que aún no existe, un temario donde se explique, qué es cada partido y de donde viene, de la manera más objetiva posible.

Del mismo modo, también deberían tener nociones de derecho, cosa que no se imparte ni en bachillerato, donde se expliquen los derechos y obligaciones de los ciudadanos. No es de recibo, que poca gente sepa como se calcula el derecho de desempleo, ni lo que es una cotización, qué es la seguridad social, y demás cosas de la VIDA que nos importantísimas.

Necesitamos niños y generaciones futuras que sepan estas cosas, para que se puedan defender en la vida. Que sepan que cuando firman su primer “contrato de trabajo” sepan que están firmando. Y la política no es un coñazo, la política es el día a día, y necesaria para defenderse del capital.

4. – Ley 4. Vida social, hay que tener pareja cueste lo que cueste.

De alguna manera, se nos presenta por televisión, una manera de ser, de vivir. La moda, las series de televisión, nos
llevan, poco a poco, a comportarnos de manera igualitaria. Se nos vende que para ser FELIZ, que es el objetivo de la vida,
debemos tener una pareja, para tiempo después, tener descendencia. Esto hay gente que lo sigue a rajatabla, que piensa que para ser feliz tiene que tener a un hombre o una mujer al lado, que sino, socialmente esta fuera de juego, y se empareja con gente, con quien realmente no quiere estar.

Generalmente, este error lo cometen mujeres (por influencia externa), aferrándose a relaciones cuando se acercan a los 30,
con gente con la que nunca estarían si tendrían 18. El hombre suele ser una persona, o bien con trabajo, o bien de familia
bien, que es, ante todo PREVISIBLE, y aparentemente estable. Hay sujetos que se salen de esta norma, y son percibidos como
inadaptados. Por ejemplo, una mujer que se acuesta con varios hombres durante un año, es calificada como PUTA (aunque no lo sea). Puede que este buscando al hombre ideal, y si no lo ve claro, no quiera una relación; o tal vez nunca va a querer una relación. Esa mujer, cuando encuentre la persona adecuada, será más feliz que las que están en una relación, por no estar sola.

Con los hombres ocurre parecido; agarrarse a una cintura de una mujer por miedo a no tenerla; miedo que proviene del mismo sitio. El hombre que no encuentra pareja, pero que tiene una vida sexual, es tratado como raro, inadaptado, cuando en realidad, busca lo mismo que busca la “PUTA” mencionada anteriormente, la persona adecuada. No es más bonito esperar, a que aparezca la persona adecuada, con gustos parecidos, inquietudes parecidas..

En resumen, luego, vienen los divorcios….

5. – Tener o no tener un trabajo, nos dice si somos unos fracasados o no.

Es otra gran mentira. El que alguien no tenga un puesto de trabajo, no quiere decir que sea un fracasado. El ser un fracasado o no viene directamente de nuestras decisiones conscientes de la vida; es decir, de las decisiones en las que elijemos algo sabiendo las consecuencias. Si una persona se licencia en lo que sea, y no encuentra trabajo, no quiere decir que halla fracasado. Vivimos en un sistema económico no organizado, en el que los puestos de trabajo, no guardan relación con las plazas de universidades o colegios. Si no tienes trabajo, y te has esforzado consiguiendo el título, NO ES POR TU CULPA, sino culpa de la sociedad en la que te ha tocado vivir. Es una lástima, pero la sociedad capitalista necesita gente parada, por que sino, la oferta de obreros no sería tan barata; es decir; si no existiría el paro, las empresas no podrían contratar tan barato.

Hay que intentar conseguir otro trabajo diferente al que soñábamos, montar un negocio propio con lo aprendido y no rendirse nunca, por que el que hecho de rendirse es fracasar. Además, puede que mañana te consigas ese empleo por el que estudiaste.

6. – Obreros en la obra. Yo soy de clase media.

Pues no, un obrero no es solo el que trabaja en una obra, o hace piezas en una máquina de control numérico. Y la clase media en realidad no existe, es una ilusión puesta ante nuestros ojos por el capital, para que pensemos que podríamos estar peor. La administrativa de tu trabajo, el del almacén, tu encargado, incluso un médico o una enfermera, son obreros.

La otra clase, la del capital, es la gran minoría de la gente. Es esa gente que no necesita trabajar para conseguir dinero, es más, existe gente que incluso no necesita dinero para conseguir cosas, tiene tanto poder, que eso se lo regalan. Y no llegan ni al 10% de la gente en este país.

Puede que no sepa decir exactamente que es un obrero, pero la mayoría de la gente de este estado no sabe que es obrero, y vota en consecuencia. Incluso se disfraza de no-obrero. Gente capaz de beberse 5 gintonics una noche, cuando tiene un sueldo que no le permite la independencia económica, es alguien que no ve la realidad, incluso se viste, actúa, piensa y discute como una persona que esta por encima de los demás, por encima de la clase obrera. Y no hay mayor esclavo que el que no sabe que lo es.

 

 Imagen

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s