El Capitalismo no funciona.


Hoy hemos pasado el umbral de los 500 puntos, que técnicamente estaba entendido como el momento donde la Unión Europea nos “rescataba”. Nuestro capitalismo no funciona. Pongo “rescataba” entre comillas, ya que esta palabra tiene otro significado real, que significa, “aceptar un préstamo forzosamente a un interés enorme a cambio de nuestra soberanía económica nacional”. Este umbral, que es la diferencia de rentabilidad de un bono español con uno alemán ha sido cruzada por el Gobierno del Partido Popula. Ese Gobierno que hizo creer a sus votantes que contaba con una especie de “generador de confianza” por y mediante el cual, nuestra prima de riesgo, nunca pasaría de 500 puntos porcentuales.

Pero no quiero que este sea un post de economía, cosa que no domino, aunque intento aprenderla, sino de presentar el cambio de sistema que debemos acometer para huir de esta situación. El Gobierno nos va a someter a recortes durisimos a la clase trabajadora, por que todos sabemos que, en este país, los que nos gobiernan actualmente no van a tirar piedras sobre su propio tejado. Este gobierno de inútiles, ya que ideológicamente aparte, ni siquiera han conseguido que globalmente estemos algo mejor a base del esfuerzo y sacrificio de la clase trabajadora, es bastante peor que el anterior. Hemos pasado de tener el peor presidente de la Historia, a tener como presidente al sujeto que perdió dos veces contra él. Es más, si se sigue con este sistema bipartidista, el siguiente presidente será Rubalcaba, el que ha conseguido hundir a su partido y que ya formaba parte del equipo de inútiles anterior.

Y que nadie se enfade, simplemente es una descripción. A estos dos partidos, o mejor dicho, estos dos gobiernos, nos han conseguido hundir en la puta miseria gracias a su IGUAL política económica, basada en el neoliberalismo y la cobardía de los gobernantes frente a los mercados, quienes además han vendido a los españoles y a España (dos palabras con las que se llenan la boca continuamente),a los especuladores y a los mercados. Han destruido la Democracía para intentar ganar las siguientes elecciones, gracias a medidas cortoplacistas o muy mal pensadas, como la “Ley del Suelo” de Aznar, o la “Reforma de la Constitución” de Zapatero (ese Presidente que parecía de Izquierdas y resultó ser de Derechas).

Ambos partidos han renunciado descarádamente a sus programas electorales, con la escusa primero de “Me obligan los Mercados” y “Los anteriores dejaron esto peor de lo que dijeron”. Se han convertido en las dos columnas que sujetan un Sistema injusto, y como se ve ahora, ineficaz a todas luces (aunque muy eficaz para sus corruptelas y para nuestro rendimiento deportivo). Estás cúpulas, ya que no creo que las bases de estos partidos estén deacuerdo con sus políticas, han conseguido con la táctica de “patada palante y seguir” que tengamos un país en el que es dificil confiar, en una cuestión de fe, y en el que los gobernantes e inversores extranjeros evidentemente no confian.

¿Cómo van a confiar en un Gobierno del Partido Popular, lleno de corruptos como Francisco Camps, quien se ha demostrado que era un delincuente al aceptar trajes como sobornos, aunque no haya sido condenado, sino declarado “no culpable”, por un jurado popular, cual recibía visitas de militantes del Partido Popular?
¿Cómo van a confiar en un Gobierno del Partido Socialista, incapaz de pinchar la burbuja inmobilaria, negador de Crisis por cálculos electorales y con casos abiertos como “el Caso Campeón” y cerrados como los temas de los “fondos reservados”, que además se dice de Izquierdas cuando actua en el Gobierno como derechas?
¿Cómo van a confiar en Partidos que parecen sectas, donde Rajoy y Rubalcaba, no sólo pierden elecciones clamorosamente, sino que además, siguen de líderes de sus respectivos partidos tras perder?
¿Cómo van a confiar en gente que permite a los bancos (y que indulta a criminales y condenados banqueros) tener sus balances inflados gracias a los inmuebles que expropia por impago, contabilizados por el doble de su valor real?

Hemos sido gobernados por unos tarados inútiles, quienes en ocasiones no son capaces de pronunciar la “s”, a quienes no los quisiera yo ni para una presidencia de comunidad (de vecinos). ¿Pero es que no hay nadie, absolutamente nadie, en esos partidos con millones de afiliados, que sea algo más listo? ¿Son sectas? Sé que puede ser injusto y parecer poco objetivo, pero creo que un ejemplo de lo contrario, en esto, es Izquierda Unida. ¿Qué tienes en tus filas un pavo de 25 años que sabe un huevo de economía y que sabe trasladar bien el mensaje?, pues lo presentas primero de lista por Málaga y de cabeza al Congreso. (el tal Alberto Garzón). Aunque sean partidos de otras ideologías, ¿no existe alguien así en otros partidos con muchos más afiliados, o es que son sectas en las que se elige un líder una vez y el proceso de promoción interna es ver quien se parece y chupa más el culo a su líder? (vease Rajoy / Aznar)? Incluso en la Izquierda Abertzale, mirad que los líderes llevan siendo 20 años los mismos, sin prácticamente nadie jóven nuevo.

Somos un país, (y digo somos, por que aquí vascos, catalanes y gallegos estamos en el mismo saco) de boina y pandereta, o en euskera “txapela y txalaparta”. Y me da igual si Euskadi es o no Independiente, seguiremos siendo dependientes de una sociedad corrupta y atontada si no se cambia el modelo económico y social.

Todos, todos nosotros en alguna de estas frases nos vemos indentificados:

– Preferimos discutir de futbol que de política.
– Preferimos tener dos casas y una de ellas para alquilar, sabiendo que no hay casas para todos.
– Preferimos un coche lo más grande y potente posible, en vez de uno barato que nos lleve a donde queramos igual de rápido y seguro (por que señores, en carretera esta prohibido cruzar de 120 km/h, legalmente vas a llegar igual de rápido)
– No nos sentimos agusto si salimos de casa sin el teléfono móvil. El móvil nos ha dado libertad de movimiento e información, pero ha sido a cambio del miedo a nos saber y al “por si acaso”.
– Tenemos miedo a crear nuestra propia empresa, o a sacarnos las castañas del fuego por cuentra propia, ya que en nuestros colegios (que además muchos tienen forma de fábrica, como Itzio en Eibar) se nos prepara como mano de obra para empresas ya existentes y estudiantes de Universidades privadas, no como dueños de empresas o trabajadores por cuenta propia. Estamos siendo educados para las cadenas de montaje del futuro, para trabajos concretos y dóciles.
– Nos hipotecamos sin saber si vamos a poder pagar una deuda de un piso, cuyo valor sabemos de antemano que esta hinchado, ya que el alquiler “es de pobres”.
– La mujer debe estar delgada, guapa, perfectamente depilada y debe tener pareja a cualquier costa, incluso la de su propia libertad. Es decir, hay que alcanzar la perfección aunque esta sea una gran mentira. (y esto lo piensan mucho más mujeres que hombres). Parece que esta no tiene relación con el Capitalismo, pero nos autoconvertimos en mercancia cuando buscamos esa perfección, ya que sino, “nadie me va a querer” (osea, nadie me va a comprar). A la gente se le valora por sus actos, no por físico ni por su estado civil.
– Nuestro sistema educativo se basa en los mismos principios de nuestro sistema económico, en competir. Competimos contra nuestros compañeros de pupitre, competimos en la selectivad para poder llegar a competir en una carrera. No se valora la capacidad de cooperar del individuo. Se premia la memoria y el guardar datos en el cerebro como en un disco duro y se castiga el la crítica al sistema y al contenido de los libros, ya que sólo existe una respuesta correcta, la del libro del texto (como en las peores religiones). En secundaria mismo, nos decian los profesores que había un descubrimiento que invalidaba lo que estabamos estudiando (algo sobre la tectónica de placas) y sin embargo en el examen debíamos responder el contenido del texto, mintiendo a sabiendas de que mentimos.

Todas estas “mierdas” nos las ha ido metiendo en la cabeza el Capitalismo. Un discurso enfermo que ha creado una sociedad enferma. Tenemos el virus dentro de nosotros. Esto no quiere decir que seamos los responsables, al igual que a un enfermo de gripe no se le puede culpar por tener gripe, pero si quiere decir que tenemos que erradicar esta sociedad para nos ser enfermos, y evitar a causa de la enfermedad de la sociedad, nuestra bancarrota económica y moral como país, sociedad o lo que seamos.

Esta no es una crísis económica normal, es una crisis económica consecuencia de una crisis de Civilización. Debemos cambiar nuestro sistema social y político hacia algo más de igualdad (con confundir con igualitarismo), hacia una sociedad más culta y mejor informada, y en consecuencia más libre. Somos un pueblo enfermo, aunque poco a poco, nos estamos dando cuenta y diagnosticando, ya que la primera fase de curar una enfermedad es diagnosticarla, y nuestra enfermedad es el Capitalismo.

No intentes parecerte a esto, intenta parecerte a tí misma.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s